ewaste

QUITO, 19 de marzo de 2018 - Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), también conocidos como e-waste, son la corriente de desechos de más rápido crecimiento en el mundo. Se espera que para 2021 llegue a 52,2 millones de toneladas métricas, el equivalente en peso a más de 29 millones de automóviles de pasajeros.

La creciente cantidad de desechos electrónicos representa una amenaza medioambiental y para la salud de la población mundial, ya que los dispositivos eléctricos y electrónicos contienen sustancias altamente tóxicas e incluso cancerígenas conocidas como Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP). Estos contaminantes son resistentes a la degradación, bioacumulables, altamente tóxicos y tienen potencial para transportarse a larga distancia.

Hoy, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), en cooperación con el Ministerio de Medio Ambiente de Ecuador y con el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), lanza un programa para la adecuada eliminación y reciclaje de residuos electrónicos en 13 países de América Latina; enfrentando así desafíos interregionales con un enfoque de economía circular.

El proyecto denominado "Fortalecimiento de las iniciativas nacionales y mejora de la cooperación regional para el manejo ambientalmente racional de los COP en los desechos de equipos eléctricos o electrónicos (RAEE) en los países de América Latina" se implementará simultáneamente en Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

Durante la sesión de apertura, Klaus Tyrkko, Jefe de la División del Convenio de Estocolmo de la ONUDI, destacó la importancia de un enfoque regional. “Nos complace apoyar el desarrollo industrial inclusivo y sostenible en todos nuestros Estados Miembros, pero también es importante encontrar una coherencia entre las políticas para fomentar el comercio regional y el desarrollo de las empresas. Este proyecto tiene como objetivo crear una comunidad de expertos e instituciones que puedan apoyarse mutuamente mientras trabajan en el contexto nacional”, agregó.

El enfoque regional ayudará a estos 13 países, tanto en materia técnica como financiera y brindará asesoramiento en políticas públicas, negocios, legislación, tecnología y concienciación. A nivel nacional, ayudará a fortalecer las políticas y capacitar a técnicos y funcionarios públicos. Mientras que a nivel regional, trabajará para armonizar los aspectos clave de las políticas de residuos electrónicos y fortalecer los sistemas de cooperación regional e intercambio de conocimiento.

Jorge Jurado, Subsecretario de Calidad Ambiental del Ministerio del Ambiente de Ecuador, señaló que “para poder afrontar la amenaza que significa el incremento en la cantidad de residuos electrónicos es necesario poner en marcha todos los mecanismos para su adecuado manejo, no solo a nivel de gestión, sino que además considerando la importancia de reducir drásticamente la producción de estos residuos”.

Desde 2008, la ONUDI asesora a  gobiernos sobre marcos jurídicos e identificando opciones financieras para mantener sistemas de reciclaje, tomando en cuenta a todas las partes interesadas y las etapas de la cadena de reciclaje de desechos electrónicos. El programa de desechos electrónicos de la ONUDI se ha implementado en países como Uganda, Etiopía, Vietnam o Camboya utilizando fondos del FMAM y colaborando con empresas como Dell y Microsoft.

Para más información contactar a:

Alfredo Cueva
Jefe de Proyecto de la ONUDI

Mail